lunes, 10 de septiembre de 2012

Alice Miller: "EL SABER PROSCRITO".



Acabo de leerme "El saber Proscrito"." de mi gran maestra Alice Miller.



EL MEJOR CON DIFERENCIA



Este es el cuarto libro que he leído de esta gran mujer defensora y luchadora de los derechos de los niños y en contra de cualquier tipo de violencia hacia ellos.

Tampoco está nada de acuerdo en como se enfoca y utiliza el psicoanálisis de Freud (personalmente yo tampoco) ni como muchos terapeutas de hoy en día tratan a sus “pacientes”. En mi opinión, encontrar al terapeuta adecuado puede ser tan o más difícil que solucionar los problemas en cuestión que alguien pueda tener.

Y aquí os copio esto del libro el “El Saber Proscrito”:

“El paciente necesita estar rodeado de personas que se pongan sin reservas a favor del niño. Yo no encontraba en ninguna parte a esas personas, ni siquiera en los terapeutas primarios.

 

Quería saber lo que había sucedido en mi primera infancia, pero me faltaban los instrumentos necesarios. Con mis herramientas de psicoanalista no iba a ninguna parte.

 

Viendo cómo muchos terapeutas siguen negando la verdad acerca de los malos tratos en la infancia, no me cuesta nada imaginarme que ahí se halla una parte importante de la respuesta a mi pregunta.

 

Al principio casi no podía concebir que mis ideas fuesen correctas a pesar de ser yo la única que las sustentaba. Si todos estaban de acuerdo, pensaba, en que sólo se pueden superar los síntomas si se perdona a los padres, ¿cómo puedo estar segura de no engañarme? Al fin y al cabo todos los demás, en conjunto, tienen que poseer mucho más experiencia que yo. Sólo una cosa me dio la respuesta: los recuerdos, recientemente evocados, del terror destructivo de mi madre. Comprendí que ese acuerdo general entre todos los terapeutas no es fruto de sus experiencias, sino de su educación.

 

En las numerosas discusiones en grupo en las que abordé el tema, apenas si había terapeutas que pudieran desprenderse de la creencia de que para librarse de los síntomas hay que perdonar a los padres... No se daban cuenta que de tal manera ejercían una manipulación pedagógica, y ello para alcanzar un objetivo al servicio de la moral tradicional. Al aliarse con dicha moral, los terapeutas recogen la herencia de los educadores que siempre se ponen de lado de los adultos y en contra del niño.

 

El sustrato moral de esas terapias era la ineludible exigencia educativa de perdonar a los padres una vez pasados los accesos de ira temporalmente permitidos. Tuve noticia de una persona que, al final de una terapia semejante "se lo perdonó todo" por fin a su padre —un sádico—, y al cabo de dos años mató, sin motivo aparente, a un hombre que no tenía culpa de nada. Esa información confirmó mis suposiciones.

 

Como ya ha perdonado a sus padres durante la terapia, el sujeto no podrá dejar paso a sus nuevos sentimientos de ira, y correrá el riesgo de proyectarlos sobre otras personas. Dado que entiendo por terapia el descubrimiento sensorial, emocional y mental de la verdad reprimida en el pasado, veo en la exigencia moral de reconciliación con los padres un bloqueo y una paralización insoslayables del proceso terapéutico.

 

[En las cartas a Miller se hallan a menudo afirmaciones de psicoanalistas:]

·         "Eso sin duda fue un mal trago para usted, pero hace ya tanto tiempo. ¿No va siendo hora de olvidarlo?"

·         "El odio no le hace a usted ningún bien, le envenena la vida y prolonga su dependencia de sus padres. Hasta que no se reconcilie con sus padres, no se verá libre de ellos".

·         "Intente ver también el lado positivo. ¿Verdad que sus padres a los que usted califica de malvados le pagaron sus estudios? ¿No le parece que usted es injusta?"

·         "No quiero forzarla a perdonar, pero no tendrá usted paz si sigue siendo tan intransigente, si no perdona".

·         "Nadie se cura echándole la culpa a otros. No hay que olvidar que el niño también tiene una responsabilidad".

·         "Los padres también son personas y pueden equivocarse".

[En su libro Miller les responde a los analistas:]

 

Todas estas afirmaciones tienen algo en común: son desorientadoras y falsas, pero pasan generalmente por verdaderas, pues las conocemos desde siempre.

 

El odio reprimido e inconsciente tiene efectos destructores, pero el odio vivido no es veneno, sino uno de los caminos por los que se sale de la trampa, del disimulo, la hipocresía o la franca destructividad. Y uno en verdad se cura cuando, libre de sentimientos de culpabilidad, deja de exonerar a los auténticos culpables; cuando uno se atreve a ver y sentir por fin lo que éstos hicieron.

 

Cuanto más claro veía que muchos de los actuales terapeutas se dedicaban a proteger el sistema educativo de sus padres a costa de los pacientes, mayor se volvía mi desconfianza hacia las terapias.

Alice Miller


Sus libros nos ayudan tremendament a comprender el porqué de muchas cosas que nos pasan ahora/hoy siendo adultos y padres. Al leerlos vamos viendo las causas genuinas de muchos de nuestros “males” o comportamientos y estados de ánimo no deseados. Son, en mi opinión, sanadores, reveladores, inspiradores… Nos hablan de la “pedagogía negra” que nuestros padres y abuelos usaban con el pretexto de educarnos y hacernos un bien. Pero  en realidad cuanto mal nos ha hecho toda esa intencionalidad en formar seres obedientes y “buenos”.

Muchas veces sin darnos cuenta o, quizás, sí nos demos cuenta pero no queremos o podemos admitirlo, repetimos los mismos modelos/roles/patrones (por no decir errores), que nuestros padres cometieron con nosotros. Es decir, muchas veces no somos realmente auténticos, si no que somos el reflejo de lo que hemos vivido y sufrido. Hacemos a nuestros hijos lo mismo que nos hicieron  a nosotros casi sin ni siquiera percatarnos de que en realidad solo somos la copia de nuestro padre o madre.

En muchas ocasiones es como si  nuestro “niño” interior se rebelase en contra de nuestros padres (lo que ellos nos dijeron o hicieron pero que no quiero recordar) atraves de nuestros hijos.

Yo he leído: “Por tu propio bien”, “El cuerpo nunca miente”, “El drama del niño dotado” y “El saber proscrito”. Pero aun me quedan por leer: “La llave perdida” y “Salvar tu vida”.

 Aquí os dejo estos artículos escritos por ella:

Articulos:  http://www.screamsfromchildhood.com/articulos_alice_miller.html


6 comentarios:

  1. Muy interesante Ivonne, sobre todo para el momento de mi vida que estoy atravesando ahora.
    Me gustaría hablar más del tema contigo, ya que veo que has leído mucho al respecto, pero no sé cómo hacerlo a través del blog >.<U

    ResponderEliminar
  2. Hola Helena. Sí, Alice Miller es una gran mujer. En el margen derecho del blog hay mi correo personal por si quieres necesitas contactar conmigo. Estaré encantada de compartir contigo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. yo también he conocido a miller y ha sido la única terapeuta que me ha convencido. lo demás que leí y discutí con otros terapeutas me dejaba una enorme sensación de soledad. me acusaban de ser terriblemente narcisista, de no dejarme ayudar... simplemente porque yo me negaba a perdonar a mis padres, que jamás me pidieron perdón por nada.
    amparo

    ResponderEliminar
  4. Amparo, para mí, Alice, también es la mejor. Algo mejor que el perdón es entender el por qué nos hicieron lo que hicieron o el por qué no pudieron darnos lo que legitimamente nos pertocaba. Yo estudie-investigue las infancias de mis padres y entendí muchas cosas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola yo tambien estoy en la busqueda y aprendizaje sabes donde puedo conseguir los libros en pdf, he leido el drama del niño dotado y por tu propio bien. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este no sé si está en PDF, lo siento! Y en la biblioteca de tu zona?

      Un saludo!

      Eliminar